historia_libro_grafime_4

EL INTERÉS POR LA CULTURA
Durante los años oscuros de la Edad Media gran parte de la población tiene un acceso casi nulo al mundo de la cultura, del cual solo disfrutaban la clase política y la religiosa. Pero poco a poco, el libro entra en el mundo secular, lo cual favorece el surgimiento de talleres con escribas profesionales. Además, a la sombra de las universidades, se desarrollaba una pequeña red de libreros y copistas. El libro deja de ser un objeto de lujo y lentamente se convierte en un producto más comercial. Este fenómeno implica que disminuye la ornamentación en los ejemplares, que las letras dejen de estar decoradas y que la caligrafía evolucione y aparezca la letra minúscula, más rápida de escribir.

Escribe un comentario