historia_libro_grafime_7

Los primeros maquetistas
Con el invento de Gutenberg la producción del libro todavía era un proceso artesanal y muy laborioso. Para componer los textos se utilizaban los tipos de metal. El encargado de la composición de las páginas escogía los tipos de las cajas y las colocaba línea a línea en un instrumento de sujeción que se denominaba componedor. Para mantener el espaciado entre palabras se utilizaban piezas blancas en una tarea de gran precisión, y unas tiras metálicas horizontales permitían determinar la interlínea del texto. Una vez compuesta la página, ésta se trasladaba a una galera de metal y se realizaba la primera tirada de prueba, denominada forma. Esta se sujetaba con cuñas para evitar que ningún elemento saliera de su lugar. Y una vez verificada la forma ya se podía colocar en la prensa.

Escribe un comentario